28/1/15

ZAPATA VIVE ! La lucha sigue y sigue (6)

"Nomás se puede comprar a quién se pone a la venta. Yo soy de acero, amigo, inoxidable, incorruptible, un poco pendejo y muy de izquierda. Yo no insulto a mis muertos". En las primeras páginas leemos esta declaración de Hector Monteverde, uno de los protagonistas colectivos de esta novela "negra" con tintes detestivescos, mágicos y rebeldes que lleva el título de "Muertos incómodos" escrita a cuatro manos entre el Subcomandante Marcos y Paco Ignacio Taibo II (Ed. Destino, 2005).  Tal como recoge el artículo de Erika Montaño en La Jornada pocos díaas antes de supublicación por capítulos en este mismo diario: 

"Todo comenzó cuando Taibo II recibió una carta con la propuesta del líder zapatista de escribir la novela, proyecto que nació de su encuentro con el escritor catalán Manuel Vázquez Montalbán. La idea original era escribirla desde tres lugares diferentes, pero la muerte del creador de Pepe Carvalho, el año pasado, cambió las cosas. 

"Por su ausencia nosotros concebimos nuestra parte como un pequeño homenaje a don Manuel", escribió Marcos. 

En otro mensaje, el subcomandante estableció las reglas a seguir para escribir el texto: "Se trata de que escribamos a pie forzado una novela policiaca con dos puntos de apoyo; uno de ellos es la historia de un personaje llamado Elías Contreras, insurgente zapatista que ha vivido en la zona de insurrección haciendo pequeñas investigaciones -lo que llaman los zapatistas comisión de investigación- sobre temas como la desaparición de una mujer en la zona zapatista liberada. 


 "Su trama -agrega Paco Ignacio Taibo II- correría en paralelo con una serie de historias que protagonizaría Héctor Belascoarán Shayne, el detective con el que trabajé en mis primeras novelas policiacas, hasta llegar a un punto en el que ambas confluyen en torno a lo que podríamos llamar un tema de potente interés nacional, de potente repercusión nacional, bueno, de uno de los pinches demonios que andan sueltos en este país." 

Las reglas son como sigue: Marcos escribió el primer capítulo, Taibo II el segundo, y así hasta una extensión que, por el momento, llega a los 12. En el capítulo siete u ocho, aún no está determinado, ambos personajes se juntan en un escenario que sería el Monumento a la Revolución.

"Es una novela policiaca con un fuerte contenido político que incide obviamente en los momentos actuales de la sociedad mexicana; también es un juego literario y una aventura. 

''No sabemos cómo termina, cuál es el centro. La novela aún se está escribiendo, están escritos el capítulo uno y dos, estoy esperando que Marcos lea el dos para que me mande el tres, de manera que yo pueda escribir el cuatro, pero el pie es más forzado de lo que parece, porque el domingo se publicará el primer capítulo en La Jornada, vamos contra el tiempo, y tenemos dos semanas cada uno para escribir esta especie de extraño tour de force." 

Marcos, agregó Taibo II, tiene un estilo muy fluido, correcto gramatical y ortográficamente, además, tiene mucha gracia, ya que tiene muy buen oído, porque esta especie de castellano tzotzilizado, que domina muy bien, es el idioma que maneja el indígena castellanizado que eligió como personaje y que tiene mucho sabor. marcos maquina escribir.


La lucha zapatista está presente: en el primer capítulo se cuenta una historia de Contreras, a quien mandan a buscar a una mujer que desapareció de una comunidad y de la cual existe el temor de que la hayan secuestrado los paramilitares para matarla; al fin y al cabo lo que se cuenta es una historia de violencia de género, en el que esta mujer huye de su marido para establecerse con un hombre nuevo en otra comunidad, reivindicando los derechos femeninos, dijo el escritor. ''La parte de Marcos está teñida de información desde abajo de lo que hoy es el mundo zapatista, y la mía va a estar inmersa en el DF.'' 

El dinero obtenido por el pago de derechos será destinado a una organización no gubernamental que realice obras y proyectos sociales en la zona zapatista. ''Todavía no decidimos cuál ONG se encargará del dinero, porque buscamos una organización que nos garantice transparencia en el manejo de los recursos.

Más información:

Algunas sugerencias bibliográficas sobre el zapatismo y la autonomía indígena en Chiapas

23/1/15

ZAPATA VIVE ! La lucha sigue y sigue (5)

Nueva recomendación literaria para conocer más y mejor el zapatismo, en esta ocasión: "Imaginando zapatismo. Multiculturalidad y autonomía indígena en Chiapas desde un municipio autónomo" de Alejandro Cerda García (Ediciones de la Universidad Autónoma Metropolitana UAM, México, 2011) que podemos leer en este enlace.

Según la reseña de Verónica Ruiz en la revista Alteridades:


El libro del doctor Alejandro Cerda García es un análisis sobre la construcción de la autonomía zapatista en el municipio Vicente Guerrero, ubicado en la zona denominada Los Altos de Chiapas. Es un documento metodológicamente relevante por cuanto articula el sentido cultural, ritual y simbólico del territorio con la histórica lucha agraria y la demanda de reconocimiento de instancias autónomas indígenas para la administración de justicia.

Cerda García define la concepción zapatista de territorialidad, que retoma la noción de totalidad del hábitat, a la vez que enfatiza la dimensión jurisdiccional del territorio. Parte del territorio como unidad de análisis, lo reconstruye desde una perspectiva histórica de larga duración que permite reflexionar sobre el sentido que tiene la conformación de los municipios autónomos en los distintos actores que habitan la región, sean de filiación zapatista o no.

Al explicar las condiciones que generaron el surgimiento del zapatismo y la construcción posterior de los municipios autónomos, el autor da cuenta de tres aspectos notables: la diversidad de militancias políticas dentro de ese territorio, la discontinuidad territorial en esta región y el hecho de que no existe un proyecto político general zapatista, sino diferentes experiencias y procesos zapatistas.

Nos habla también de las experiencias organizativas y de formación de cuadros políticos, implementados desde mucho antes de 1994 para cubrir los vacíos que dejaba el Estado mexicano en el ámbito de los derechos sociales, como el de la salud y la educación; pero que en el zapatismo trascienden mediante el impulso de procesos auto-gestivos que son a la vez articula-dores del proyecto de autonomía indígena zapatista.

El autor realiza su trabajo a través de cinco ejes analíticos: 1. Los procesos de cuestionamiento, apropiación y resignificación de la noción liberal de ciudadanía. 2. La propuesta de redefinir la relación entre pueblos indígenas y el Estado mexicano, a partir de los municipios autónomos y Caracoles. 3. Las formas de impugnación del uso ideológico de interculturalidad. 4. Las implicaciones culturales en el campo de las políticas públicas. 5. Las implicaciones de la investigación en el ámbito del posicionamiento político del investigador.

Varios aspectos me parecen trascendentes en este trabajo, uno de ellos es la reflexión del autor acerca de la reapropiación del concepto de ciudadanía y la redefinición de la relación con el Estado a partir de los municipios autónomos; es decir, indaga en torno a la postura original del Estado mexicano y explica la manera en que éste no puede ser neutral o imparcial, como dicta la tradición liberal, en virtud de que la búsqueda del "bien común" sólo puede ser acordada a partir del olvido de los intereses particulares.



También analiza y discute sobre las políticas multiculturales que promueven la diferencia o el reconocimiento cultural sin atender las políticas económicas que excluyen y mantienen en la pobreza a los grupos diferenciados. Por tanto, examina las acciones que con perspectiva pública han desarrollado los grupos étnicos frente al Estado mexicano, poniendo énfasis en los planteamientos, estrategias, logros o limitaciones que han desarrollado los pueblos indígenas, en especial del movimiento zapatista. Y desde una visión historicista distingue las políticas públicas de aquellas gubernamentales, ya que las primeras no dependen únicamente de la decisión gubernamental, sino de la interacción entre los distintos actores sociales.

Por otro lado, y siguiendo una perspectiva histórica, el autor examina el contexto de la región, cuyo antecedente inmediato es el sistema de peones acasillados también conocido como el baldío, referente a través del cual los pueblos estudiados articulan la memoria oral con la resistencia. La transmisión generacional de la historia del baldío es una estrategia identitaria que les permite organizarse en torno a la movilización por la tierra.

Como contexto más actual, la población estudiada tiene otros referentes importantes: el reparto agrario, la corrupción gubernamental en la entrega de tierras y, por supuesto, la reforma al artículo 27, que da por acabada tal repartición. Estos antecedentes generan diversas respuestas políticas en las poblaciones, así como procesos internos de división o coalición en el transcurso del tiempo.

El trabajo de Cerda García ayuda a entender en gran medida el esfuerzo zapatista por "recuperar" o "invadir" tierras cuando el gobierno da por culminado el proceso de campesinización o reparto de la propiedad privada iniciado durante el cardenismo, pero que no solucionó el rezago agrario de esta región.
Además, el autor no desdeña la dimensión religiosa, que en estas poblaciones tiene un papel fundamental en los procesos de concientización y formación política. Y en este sentido resulta relevante en el texto la información sobre los cambios que viven las poblaciones movilizadas, que inician su formación como integrantes de una Iglesia autóctona y que se ven obligados a tomar distancia de ésta cuando deciden participar activamente en el movimiento armado, dando origen a una iglesia autónoma.

Sin duda, lo más interesante del texto es la perspectiva con la que Cerda García estudia el municipio autónomo y que considero una de sus mayores aportaciones en este libro. Utiliza cuatro criterios: 1. La división jurídico-administrativa reconocida oficialmente por el Estado mexicano. 2. Las regiones definidas por parámetros fisiográficos. 3. La regionalización desde el punto de vista histórico y de los procesos organizativo-políticos. 4. La forma de nombrar y organizar el territorio formulada por el movimiento zapatista.

El punto de vista histórico al cual recurre el autor para analizar los procesos organizativos permite entender la búsqueda alternativa de sobrevivencia y de lucha agraria, en la que la población ha estado vinculada tanto a organizaciones de tipo corporativo como a otras que mostraban una posición crítica frente al proyecto gubernamental en turno, y que generó un campo propicio para el involucramiento de localidades tojolabales de la región en el movimiento zapatista.

Otro aspecto interesante del texto es que el autor no plantea un proceso lineal y homogéneo de este involucramiento; por el contrario, se habla de un proceso fracturado en el cual la lealtad política y el proyecto común a menudo son desplazados por intereses individuales o de grupo, o por contextos de desmovilización generados como política oficial. Es decir, es un libro reflexivo y crítico.



El enfoque metodológico para pensar y delimitar el municipio facilita observar con claridad dos aspectos fundamentales: a) el enfrentamiento por el control territorial y b) el uso paralelo de dos sistemas de resolución de conflictos (los mecanismos estatales de procuración e impartición de justicia y las Comisiones de Honor y Justicia y las Juntas de Buen Gobierno de los municipios autónomos), a partir de los cuales los sujetos construyen cotidianamente un modelo de ciudadanía que todavía hoy el gobierno federal se niega a reconocer, pero que se da de manera tácita y que está generando una especie de "ciudadanía local".

Lo anterior se ejemplifica con tres nuevos centros de población zapatista, en la actualidad formados tanto por zapatistas como por quienes ya no lo son, y en los que se vive una especie de "interlegalidad" que termina siendo asimétrica, puesto que el sistema zapatista se apoya en el derecho como resistencia, y el sistema oficial hace uso de la fuerza cuando las alianzas políticas locales y regionales lo favorecen, y no admite ningún tipo de negociación. Lo interesante es observar cómo la estructura zapatista en el campo de justicia, así como en el de salud y educación, es también utilizada por quienes tienen otras filiaciones políticas, porque esto le da credibilidad y legitimidad al movimiento.

Asimismo, resulta significativa la investigación de Cerda García sobre los modelos de educación y salud autónomos y su contraste con las políticas interculturales federales, a las que encuentra como parte de un reconocimiento discursivo de la diversidad cultural que no repercute en el reconocimiento de los derechos, porque no toca las causas estructurales de la injusticia social. Por el contrario, enmascara la inequidad social al promover un supuesto "diálogo horizontal" que no cuenta con las mínimas condiciones estructurales para llevarse a cabo o para lograr los propósitos que lo guían; al tiempo que el gobierno desgasta los movimientos indígenas impulsando programas focalizados en la atención de los pobres.

Este trabajo muestra que son viables otras lógicas de atención a la salud, a la educación y a la ciudadanía en las que la población se involucre en busca de sus propias alternativas integrales, atendiendo estos temas junto con las cuestiones agrarias y la resolución de conflictos, y cuestionando, en los hechos, un proyecto nacional que los excluye. Pero lo que me parece de mayor trascendencia es que el estudio con enfoque histórico permite entender que estas lógicas de trabajo no fueron creadas por el zapatismo, sino que recuperan elementos de formas organizativas que venían implementándose en la región como parte de un movimiento político, ejidal y religioso que con el tiempo se ha convertido en un espacio creativo y organizativo novedoso frente a otros movimientos indígenas latinoamericanos, y que busca establecer una nueva relación entre los pueblos indígenas y el Estado mexicano.

Más informaciones, artículos y libros:

Algunas sugerencias bibliográficas sobre el zapatismo y la autonomía indígena en Chiapas

18/1/15

ZAPATA VIVE ! La lucha sigue y sigue (4)

"La rebelión de Chiapas. La lucha por la tierra y la democracia" de Neil Harvey (Ediciones Era, México, 2000) es el nuevo libro que os invitamos a leer y acompañando su lectura os ofrecemos una entrevista a Neil Harvey realizada el año 2004 por el diario La Jornada de México:

La zapatista es una rebelión inconclusa, en tanto siguen las demandas, afirma Neil Harvey, autor del libro La rebelión en Chiapas. La lucha por la tierra y la democracia (Ediciones Era), ''pero creo que están encontrando otras formas de expresión; en primer lugar la construcción de la autonomía: los Caracoles, por ejemplo''.

El entrevistado aborda la situación que se vive en el estado: una crisis económica muy fuerte y un alto nivel de desempleo.

''Se habla de las migraciones, de la búsqueda de trabajo en Estados Unidos, un fenómeno que en Chiapas es relativamente nuevo, en cuanto a la cantidad de personas que están saliendo, que han sido muchas en los últimos 10 años.

"Pero la migración no puede ser la solución para el estado -sostiene-. El estado tiene que crear empleo aquí, y eso requiere el apoyo de las organizaciones de productores. Creo que sigue siendo vigente la demanda de mayor participación en cualquier plan de desarrollo, en general es una demanda de campesinos -zapatistas o no-, porque hay demasiados ejemplos de programas fracasados, que han fallado precisamente porque no están negociando, concertando con la gente local; cuáles son sus necesidades y sus problemas de trabajo".

El investigador considera que los cambios políticos en la entidad se recibieron con mucha esperanza: ''Se pensaba que con la alternancia en el poder iba a mejorar la situación, pero no ha pasado así, y creo que también hay como cierta desesperanza ahora que la gente no ve en los partidos políticos actuales la solución a sus problemas. Entonces la lucha por la democracia en Chiapas tiene que tomar también en cuenta las limitaciones de este sistema de representación, y ahí está la opción zapatista que mencionamos antes. Estas elecciones (las municipales que vienen en octubre) van a ser importantes para ver hasta qué punto los partidos tienen todavía esa legitimidad entre la población''.

Asimismo considera que en el país también hay este sentimiento ''de que el cambio que llegó en 2000; no ha satisfecho las esperanzas de una situación diferente". Y afirma, contundente: ''Sí, es la continuidad de un proyecto que empezó en 1982, pero, simplemente, con otro partido al frente. El problema es que los otros partidos no están dando una salida tampoco, por eso creo que el abstencionismo en el estado de Chiapas va a ser alto. Y eso es grave, porque vamos a tener gobernantes con una votación en términos reales muy baja, y eso afecta su legitimidad, su capacidad de gobernar con legitimidad''.


Participante en el coloquio internacional Chiapas: diez años después, Neil Harvey plantea ''que todos esos representantes de los partidos debieron estar en este coloquio para escuchar, para que no estén dormidos, porque aquí se dieron muchos datos de la situación que viene en los próximos años: queremos ver qué hacen los políticos, finalmente son los que definen las políticas públicas''.

Estima que los zapatistas apenas llevan un año con los Caracoles, que falta tiempo para evaluarlos, pero afirma: ''quieren crear alternativas para que la gente no se vaya con los polleros. Y bueno, había que estar pendientes de la capacidad que tienen para convencer a la gente de que no se vaya, qué van a hacer para que la gente se quede. Pero ese es el reto de todos los actores, no solamente de los zapatistas''.

Más información:

Algunas sugerencias bibliográficas sobre el zapatismo y la autonomía indígena en Chiapas

12/1/15

ZAPATA VIVE ! La lucha sigue y sigue (3)

Nuevo libro, esta vez: "Marcos: El señor de los espejos" de Manuel Vázquez Montalban (Ed. Aguilar-Santillana, Madrid, 1999). En febrero de 1999, el escritor español Manuel Vázquez Montalbán realizó una entrevista extensa al subcomandante insurgente Marcos, la cual se editó en un libro titulado “Marcos: el señor de los espejos”. Al presentarlo, el autor rememoró a Caroll Lewis y su “Alicia en el país de las maravillas”, dónde se asegura que todas las palabras tienen un dueño, pero si son mal empleadas van destinadas al rotundo fracaso. Es por ello que Vázquez Montalbán llama, junto al EZLN, a rescatar el sentido de las palabras “comunismo”, “socialismo” y “democracia”, que sus actuales dueños usan tan mal.

De esta guerrilla tan simple y a la vez tan honesta, surge esa vitalidad de un pueblo que, más que luchar por ganar, nada tiene ya que perder. El zapatismo ya ganó con el simple hecho de gritar, de hacer escuchar su voz, ya ganó, pues ya no les quedaba nada: la partidocracia de 80 años les había arrebatado todo. Y siguen firmes al proclamar que el zapatismo no lucha por el Poder, pues creen insobornablemente “que el Poder pudre la sangre y oscurece el pensamiento”.



A lo largo del libro Vázquez Montalbán nos ofrece una mirada muy completa sobre todo lo que pasa en Chiapas , y lo hace leyendo con nosotros la bibliografía existente y consultando las hemerotecas. Y en este recorrido, entra en debate con quienes han escrito dichos libros o artículos. La figura de Marcos es central, y a él se dedican no sólo los dos capítulos de las entrevistas que mantuvieron ambos en la Selva Lacandona en febrero de 1999, sino muchas reflexiones sobre su personalidad y su vida. De las entrevistas que mantuvieron ya han salido en prensa algunas anticipaciones, disponibles en esta web, pero, incluso a ese nivel, el libro tiene el valor añadido de ofrecerlas íntegras e intercaladas por las observaciones a posteriori de Vázquez Montalbán y por su narración del viaje que le llevó ante el subcomandante, y hasta de cuando Marcos canta susurrante, en un claro de la foresta Lacandona, sentado a una mesa improvisada para la entresvista, La vida es una tómbola de Marisol, demostrando un conocimiento sorprendente de la cultura popular española. Pero dicha canción es la telonera de una entrevista que Marcos le hace a Vázquez Montalbán, sorprendido por el cambio de papeles, sobre el compromiso del artista. Y allí se habla de Serrat, de Sabina, de Manu Chao.


Pero Marcos no se queda ahí y le pregunta a su entrevistador cómo juzga el zapatismo. Un extracto de la respuesta: «Tal vez os juzgue desde la pos-posmodernidad... Hay una necesidad actual de retorno a una nueva idea de modernidad, es decir, nueva idea de progreso, nueva idea de una manera de hacer política. En ese sentido vosotros sois algo así como la resultante de esa insatisfacción y el comprobante de que se pueden hacer las cosas de otra manera... Si lo que habéis hecho vosotros de poner en cuestión éticamente la sociedad mexicana y a la sociedad y el capitalismo, lo hubiera hecho un congreso de jóvenes filósofos, hubiera sido una anécdota cultural más. Que lo haya hecho un movimiento armado que renuncia a la victoria armada, y que recurre a la palabra, a la discusión, a la persuasión y al mensaje, eso ha sido una prueba misma de que la historia no se ha parado. En ese sentido legitimaba la única frase progresista que dijo [Octavio] Paz en los últimos años de su vida. Cuando se cayó el Muro de Berlín dijo: “Algunas respuestas han fracasado, pero siguen planteadas las preguntas”...».

El encuentro entre Vázquez Montalbán y Marcos es eso, un encuentro, no una entrevista: ambos discuten, preguntan y contestan, debaten. Incluso si se contasen las palabras dichas por los dos, probablemente Vázquez Montalbán saldría ganando. Lo mismo se puede decir de la entrevista que el escritor mantiene con Hermann Bellinghausen, director del suplemento Ojarasca del diario La Jornada, el único junto a la revista Proceso que desde el primer momento ha apoyado al zapatismo. Y en ambas entrevistas se habla no sólo de la problemática chiapenca, ni se limita la conversación al ámbito mexicano, sino que se extiende, sobre todo con Marcos, a la situación mundial, encarándola desde múltiples puntos de vista.

 
Durante esta larga entrevista, el sub-comandante insurgente Marcos explicaba que: “Nosotros (los zapatistas), lo que queríamos demostrar era que el ingreso de México en el primer mundo se estaba construyendo sobre una mentira. No sólo una mentira para los indígenas, como lo demostró la crisis de 1994-1995, también para las clases medias y para las clases trabajadores como se les decía antes. Incluso, para una porción importante del sector empresarial. Nuestro planteamiento tiene la fortuna de coincidir con la ruptura de la simulación, nosotros decimos que esa escenografía que había montado, empezó también a operar, o está operando ya en otros países que están sacrificando parte importante de su historia y de un sector social”

Más información:

Marcos y el estado de sitio, Artículo de Manuel Vázquez Montalban.

Algunas sugerencias bibliográficas sobre el zapatismo y la autonomía indígena en Chiapas

8/1/15

ZAPATA VIVE ! La lucha sigue y sigue (2)

Segunda recomendación en homenaje al movimiento zapatista: "Mujeres del maíz, la voz de las indigenas de Chiapas y la rebelión zapatista" de Guiomar Rovira (Virus Editorial, Bilbao, 1996). Este es un libro notable que nos habla de algunas de las personas más “célebres y más desconocidas del planeta: las mujeres indígenas de Chiapas, tanto las habitantes de las comunidades del EZLN como de muy diversos sitios de ese estado.

¿Quiénes son esas mujeres, algunas de las cuales han llegado a ser comandantes, pero que en su absoluta mayoría siguen representando el último eslabón del atropello que el hombre puede infligirles a los otros hombres, y con mayor razón a la mujer? En la lucha por los “usos y costumbres de los pueblos indios, ¿qué tanto tienen que ganar y que perder las mujeres? ¿Cuándo es peor el machismo que el racismo y la miseria? ¿Con qué voz hablan esas mujeres cuando hablan con alguien en quien confían, como la autora de este libro?

Más información:

Critica literaria de Sara Gricelda Martínez en UCOL

Algunas sugerencias bibliográficas sobre el zapatismo y la autonomía indígena en Chiapas

4/1/15

ZAPATA VIVE ! La lucha sigue y sigue (1)


Año nuevo y queremos dedicar las primeras entradas del año a los compañeros zapatistas. Este nuevo 1 de enero se han celebrado 21 años del levantamiento zapatista, la rebelión de 12 días encabezada por el grupo armado Ejército Zapatista de Liberación Nacional que tuvo lugar el 1 de enero de 1994 en el estado mexicano de Chiapas, y que alcanzó difusión internacional debido a sus demandas de justicia y reivindicación de los derechos de los pueblos indígenas de México y de los pobres.

Para recordar este alzamiento, dar a conocer el zapatismo y reflexionar sobre su lucha, tan actual y necesaria ahorita mismo como hace más de veinte años, compartiremos en las próximas entradas de este blog algunos libros y enlaces que consideramos de interés. Comenzamos con "Luchas muy otras. Zapatismo y autonomía en las comunidades indígenas de Chiapas" (UAM-X/UNACH/CIESAS, México, 2011) de Bruno Baronnet, Mariana Mora Bayo y Richard Stahler-Sholk. Leer gratuitamente en este enlace.

"Luchas muy otras" enfoca el movimiento desde los espacios de las comunidades indígenas, donde la autonomía se va definiendo día a día a través de las acciones y relaciones de los hombres, mujeres y niños que conforman el zapatismo. Desde diferentes rincones de la vida cotidiana en los pueblos indígenas de Chiapas, los autores abordan temas que incluyen las prácticas de la autonomía en materia de ciudadanía e identidad, salud comunitaria, educación, economía política y medioambiente.

El cuadro resultante es un mosaico de fragmentos variados, que en su conjunto permiten apreciar los procesos de sobrevivencia y experimentación que conforman este ejemplo de resistencia al modelo dominante. Los autores participantes en esta compilación buscaron la forma de trabajar desde adentro de las comunidades, con el permiso de las autoridades autónomas. Al reconocer explícitamente que todo conocimiento está necesariamente “situado”, optaron por dar crédito a las voces de los sujetos sociales y no posicionarse a distancia como científicos sociales “objetivos” ante una realidad social históricamente injusta.

Más información:

Reseña de Adriana Estradas sobre el libro "Luchas muy otras" publicada en la revista Argumentos, vol. 25, núm. 70, septiembre-diciembre, 2012 (Universidad Autónoma Metropolitana)

Acto de presentación del libro el 27 de febrero de 2012 por parte de Richard Stahler-Sholk en la UAM-Xochimilco.

Enlace Zapatista. Palabras del EZLN: comunicados, cartas, artículos, cuentos, ensayos, audios, videos y demás de l@s zapatistas

Algunas sugerencias bibliográficas sobre el zapatismo y la autonomía indígena en Chiapas

21/12/14

La poesia de Jim Casalbé


Hace pocas semanas el Diario CoLatino dedicaba un espacio a la poesia de Jim Casalbé que queremos compartir con este artículo:

"Los poemas aquí publicados son parte de uno de mis primeros libros “Campo pagado”, con tres ediciones, El Salvador 1981, Alemania 1985; Canadá 1998; y la cuarta edición que se prepara en El Salvador para el 2014.

Dicho libro contiene más de cien poemas, dedicados a los caídos en la guerra y otros temas relacionados con la represión, injusticia social y la desigualdad, que generaron las condiciones de guerra. En este espacio presento algunos poemas dedicados a los poetas que cayeron en la guerra pero que fueron olvidados en la post guerra, algunos fueron miembros del grupo literario “La Cebolla Púrpura” publicados en “La Pájara Pinta” “La Pancarta” y periódicos. Dado que mi trabajo literario ha sido intencional y perversamente ignorado por antologadores e investigadores, muy a pesar que se me conoce, podría incluirme en esta “Generación Olvidada” publicados en esta memoria, ya que a diferencia de ellos, sobreviví a la guerra, dado que en 1983 fui secuestrado por un escuadrón de la muerte que operaba en la Policía Nacional de San Miguel, donde fui torturado y dado por desaparecido por dos meses, hasta que aparecí en el Penal de Mariona, en el Quinto Frente como preso político y miembro del COPPES.

Como muchos tuve que pagar mi libertad a la Comisión de los Derechos Humanos del gobierno en junio de 1984, para luego exiliarme en Alemania y posteriormente en Canadá.


NEGRAZO -A Alfonso Hernández- Gonzalo. 1948-1988

Pudiste inventarte algún pretexto
 para nunca rondar el escalofrío.
una bala perdida de cualquier guerra
 o un querer morirse a como fuera,

Horas antes, bromeabamos tu suerte
 pero jóvenes renegamos a irnos
 porque no era justo morir de viejos
 entre el cementerio de los duendes.

 Y te fuiste ante nuestra sorpresa
 dejándonos las inevitables dudas
 porque entendimos que para morir
 bastaba encontrar un mal instante,

Negrura que estalló en tu cósmos
 tan negro en tu momento negro
 y negros se nos pintaron los pasos
 negro tu silencio y nuestro miedo,

Tu guerra valió como la nuestra
 tus versos ya no serán solo tuyos
 serán de la piel que labre lo nuevo
 en otra mazacuata vigía del sueño,

Volcán novembrino y bombardeado
 desobedeciste la orden en trinchera
 decidiendo eternizarte con los héroes
 dejándonos fusil y pluma de futuros,

 Tuviste que suspender tu algarabía
 para caer en la dureza del recuerdo
 como cayeron, los de ellos y los nuestros
 dudando si la guerra, valdría para todos.

Nuestro mirar choca con los horizontes
 mientras los tuyos traspasaron el límite,
 nuestras manos tejieron algunas victorias
 y las tuyas insinuaron el mundo soñado.
(leer más)

Más información:

Entrevista a Jim Casalbé: "Jaime Calderón: Un artista polifacético"

14/12/14

Las mujeres refugiadas y retornadas

En ocasiones anteriores ya hemos hablado del excelente trabajo que realizan Las Dignas en El Salvador y hoy queremos presentaros uno de los libros que editaron el año 2000: "Las mujeres refugiadas y retornadas: las habilidades adquiridas en el exilio y su aplicación a los tiempos de paz" de Norma Vázquez, Cristina Ibáñez y Clara Murguialday que se puede leer en este enlace.

Este libro recoge los resultados de la investigación titulada: Las Mujeres Refugiadas y Retornadas. Las habilidades adquiridas en el exilio y su aplicación a los tiempos de paz, investigación realizada durante 1998 y 1999. El libro, no pretende ser una historia de las mujeres refugiadas.

Es más que todo, una contribución a la tarea de rescatar y revisar los cambios que se han dado en la vida de la población femenina durante las últimas décadas, repleta de transformaciones sociales.

7/12/14

Ellacuría: historia y liberación


Filosofó hasta el final, asumió su posibilidad postrera: dar testimonio con su muerte; así culminó su entrega 

"No podía ni sabía hacer otra cosa. Un espíritu interior lo impulsaba. Filosofaba por vocación. Hasta tal punto que sostenía que una vida sin filosofar no merecía la pena, y por ello, cuando le dijeron que dejara de filosofar para poder seguir viviendo, prefirió tomar la cicuta de su condena a muerte. No quiso abandonar la ciudad, ni dejar de filosofar, las dos condiciones que le ponían para salvar la vida”. Estas palabras de Ignacio Ellacuría sobre Sócrates son el mejor resumen del desenlace de su propia vida. Un desenlace que vino determinado por su manera comprometida de entender la historia.

 Para Ellacuría, desarrollando algunos conceptos fundamentales de la filosofía de Xavier Zubiri, la historia es el ámbito en el que se ha de realizar –se ha de hacer efectiva– la ética. La historia no nos viene dada de un modo inexorable. La historia se hace, es decir, constituye un proceso de creación en el que el hombre elige entre diversas posibilidades, y es una tarea ética. Mientras que, para Zubiri, el hombre tiene que hacerse cargo de la realidad, para Ellacuría el ser humano está obligado a encargarse de la realidad y, además, a cargar con ella. Lo que constituye un imperativo ético que obliga al hombre en conciencia, no sólo en tanto que integrante de una clase social, sino como miembro –a la vez solitario y solidario– de la humanidad. Un imperativo del que Ellacuría derivó –inmerso en la realidad hiriente de Latinoamérica– una voluntad de liberación fundada en la idea de que la realidad histórica es la realidad radical y, además, una realidad dinámica obra del hombre, que elige entre las posibilidades ofrecidas en cada situación y momento del proceso histórico. La tarea de la filosofía es contribuir críticamente a la liberación de la historia, lo que implica tomar partido.

 De este núcleo de pensamiento dedujo Ellacuría que la función crítica de la filosofía está orientada, como ejercicio supremo de la razón, a la liberación de los pueblos del oscurantismo, de la ignorancia y de la falsedad. Es decir, que la función crítica de la filosofía ha de tener por objeto, en primer lugar, la ideología dominante, como fundamento estructural que es de todo sistema social. Estas ideas, trasladadas al ámbito teológico, no implican que la Iglesia haya de convertirse en una fuerza política –ya que la Iglesia nunca ha de perseguir el poder–, sino que, para ser fiel a su misión, ha de promover la salvación integral del hombre, que tiene una dimensión política. Lo que comporta, sin perjuicio de que la liberación sea inicialmente personal –ya que sólo cada persona en cuanto tal puede ser liberada–, que, para ser plena, la liberación ha de ser también estructural –social, política y económica–, habida cuenta de que las personas viven inmersas en sistemas sociales con vocación de continuidad impuesta al servicio del núcleo dominante. De esta sostenida vocación de continuidad impuesta se desprende –según Ellacuría– que la violencia originaria es la injusticia estructural, que mantiene por la fuerza –mediante estructuras económicas, sociales políticas y culturales– a la mayor parte de la población en una situación de violación permanente de sus derechos humanos. Lo que Ellacuría percibía con especial dramatismo en Centroamérica, una región que ha vivido ancestralmente y sigue viviendo, aunque en grados diferentes, en una situación económica que impide a la mayor parte de la población satisfacer sus necesidades básicas.

La indudable grandeza de Ellacuría –el alto valor ejemplar de su vida y de su muerte– no radica sólo en el vigor de su pensamiento filosófico ni en la altura de los objetivos que se marcó, sino en la estricta coherencia existente entre lo que pensó, lo que dijo y lo que hizo. Puede decirse de él, con palabras de la Escritura, que fue fiel hasta el extremo, hasta la muerte. Como ha escrito Pedro Sols, Ellacuría “quiso que su filosofía estuviese al servicio de los pobres de la Tierra, no de una manera panfletaria, sino dando elementos de comprensión de la realidad histórica. Siendo teólogo, supo articular el mensaje de salvación del cristianismo con los gritos de liberación de todo un subcontinente, el Latinoamericano, que se desangraba por estructuras injustas y por dictaduras de una crudeza enorme”.

Hace veinticinco años que fue asesinado por el ejército salvadoreño, en la residencia de los jesuitas en la Universidad Centroamericana de El Salvador, junto con otros cinco jesuitas –Segundo Montes, Ignacio Martín-Baró, Amando López, Juan-Ramón Moreno y Joaquín López–, la cocinera –Elba Ramos– y su hija Celina. Ellacuría acababa de regresar de Barcelona, a donde había acudido para recoger el Premio Comín. Dada la situación de violencia institucional desatada entonces en El Salvador, sabía lo que podía pasarle. Eligió estar allí. No abandonó la ciudad. Filosofó hasta el final. Asumió su posibilidad postrera: dar testimonio con su muerte. Así culminó su entrega".

Artículo publicado en La Vanguardia ayer 6 de diciembre obra de Juan José López Burniol (Alcanar, Montsià, 1945), licenciado en Derecho por la Universidad de Navarra. Ha sido decano del Colegio de Notarios de Cataluña y vicepresidente del "Consejo General del Notariado" de España, entre 1987 y 1989; magistrado del Tribunal Superior de Andorra (1987-1993) y del Tribunal Constitucional de Andorra (1993 - 2001).

Más informaciones al respecto en este enlace

30/11/14

"Seis mil lunas" de Julio Alejandre

Hoy os presentamos un nuevo libro "Seis mil lunas" (Ed. Antigona, 2013) de un interesante autor, el madrileño-salvadoreño Julio Alejandre, que "vivio desde Centroamérica mientras me dedicaba en cuerpo y alma al sufrido oficio de “cooperante”. Colomoncagua, Mesa Grande, Morazán, Sensuntepeque y Santa Marta son nombres que quizá no le suenen a casi nadie y que dejen indiferente a la mayoría, pero que para mí jalonan el itinerario de aquella etapa de la vida, que me dejó unas cuantas arrugas y una alopecia galopante, una familia mestiza, muchos amigos, el gusto por la literatura hispanoamericana y una cantidad indeterminada de historias para contar".

Así sobre el telón de fondo de la revolución salvadoreña, ya pasada pero tan presente y pesada como una losa, Seis mil lunas nos muestra la particular memoria histórica, remota y reciente, de unos personajes estoicos y sufridos pero vitales que nos transmiten su indignación y su amargura sin renunciar a la esperanza, a la alegría ni al humor.

La atmósfera psicológica recreada, el paisaje humano y social, el protagonismo colectivo, la guerra, la pobreza crónica o la violencia contra las mujeres «permiten situar a Julio Alejandre en el ámbito literario del “realismo trágico”, que es la expresión que con menos palabras y mejor –dice Pedro Escobar en el prólogo– explica este libro».

Los catorce relatos que lo componen, premiados todos de ellos en diferentes certámenes nacionales e internacionales, están narrados con un lenguaje mestizo, fluido y llano, un castellano metamorfoseado que funde elementos literarios de ambas orillas del Atlántico.

Más información a la crítica literaria del Diario CoLatino o al blog La otra literatura 

23/11/14

Así hablaba Prudencia Ayala

Así hablaba Prudencia Ayala (1885-1936) Precursora de los derechos femeninos en El Salvador:

“Se nos rechaza por falta de mentalidad y conocimiento, yo sé de gobernantes y de aspirantes a gobierno, que no superan a muchas mujeres salvadoreñas y aún le son inferiores”.

 "Pueblo centroamericano; vuestro sexo femenino está cansado de sufrir tanta desgracia, de ver vidas sacrificadas, sin razón en los campos de batalla, defendiendo no más que la codicia de un mal gobernante o de un caudillo. Salgamos de ese separatismo, resumidero de vidas, de ese asqueroso estado de miseria que presentamos ante el Gigante del Norte. El sexo femenino lucha enérgicamente porque no se deje la obra trunca. Dará tarde o temprano una prueba de abnegación, de amor patrio. Dará el ejemplo de verdadero civismo, porque en su corazón está consumiéndose ese fuego ardiente del ideal y del amor a la Patria y a la Libertad y va triunfando velozmente pasando muy por encima de todas las barreras que colocan a su paso los réprobos, que no ven, porque no quieren, el porvenir de la América Central".

"Pensando seriamente en el estado inferior en que está colocado el sexo femenino, he lanzado mi candidatura para Presidente de la República, para manifestar las actividades cívicas en las capacidades morales y mentales de la mujer; iguales al sexo masculino: sin preocuparme de barreras que tenga que vencer para sacar triunfante la redención femenina en el derecho ciudadano."

“... el hombre y la mujer forman el cauce del mundo: los dos forman el hogar, los dos forman la sociedad, los dos deben formar el concepto ciudadano y constituir las leyes democráticas contra la esclavitud, los dos deben formar el gobierno."

"Las mujeres, según la constitución somos ciudadanos, y los mismos que nos menosprecian, no han rehusado la contribución de nuestra sangre cuando la Patria ha corrido grandes peligros. Mi madre se batió en Santa Ana contra las Ezetas, y se le dio el grado honorífico del Coronel. Como ese abundan los casos en nuestra historia."

 "Me alejo almas mías con el corazón satisfecho de haber entrado en combate para obtener el triunfo de mi derecho ciudadano. Me alejo grata de los políticos que han prestado atención a la justicia que reclamo en el campo de la ley. La patria exige la práctica de la justicia, el cumplimiento de la ley en su más completo significado cívico social entre hombres y mujeres, para equilibrar los valores morales de la nación civilizada".

Más información en "Prudencia Ayala: Hija de la Centella" de Carlos Henríquez Consalvi, en este mismo blog o en "Conversaciones" de Leticia Hernández-Linares.

16/11/14

XVIII Festival Artístico Chalateco y VIII festival del Maíz

Una buena noticia que queremos compartir desde Huacal, diversos artistas internacionales de Colombia, México, Chile, Costa Rica y de El Salvador, participaran en el XVIII Festival Artístico Chalateco y VIII festival del Maíz, que se realizará del 28 al 30 de noviembre de los corrientes en el Municipio de San Antonio Los Ranchos, Chalatenango.

Durante los tres días de celebración también se montará una feria infantil y juvenil con juegos, pintacaritas y malabares; además se presentará el grupo infantil de música Andina de la Asociación CINDE. Tiempos Nuevos Teatro (TNT) son los organizadores de ambos festivales, quienes dijeron que también se contará con la presentación de la obra de teatro Luz Negra y los cuentos de Tía Panchita, a cargo del Grupo de Teatro Pluie de Costa Rica, esta con motivo de inaugurarse una pequeña sala de teatro dentro de las instalaciones del Centro Cultural Jon Cortina. San Antonio los Ranchos se constituirá en el escenario para el encuentro e intercambio escénico de directores y actores nacionales e internacionales.

Desde el año 1998 que es celebrado el “Festival Artístico Chalateco”, que en su primeras tres ediciones se llamó “Festival de Teatro Popular Chalateco” y surgió de la necesidad de TNT para crear espacios a través de los cuales mostrar las producciones de los grupos de teatro comunitario. En este marco TNT, junto con otras instancias del municipio decidió lanzar la iniciativa del “Festival del Maíz”, a partir del año 2007 como un esfuerzo de rescate de una de las tradiciones perdidas transitoriamente en el municipio durante la época del conflicto armado.

Para este año 2014 ambos festivales mostrarán diversas actividades artísticas, entre las que figuran, un concierto coral dirigido por el Coro Nacional de Adultas y Adultos Mayores de El Salvador, la presentación de cuentacuentos y magia por César Ilusionista de Guatemala. De igual manera se realizarán presentaciones teatrales como “¿No qué muy machito?” de CLETA-UNAM de México, Teatro-Clown: “Sesion Cirku” por Viktorio Godoy y Juan Amaya de Chile y El Salvador, “La Gata y el Ratón” Corporación Nuestra Gente de Colombia y presentación teatral “La Urbe” Corporación Acordes también de Colombia.

El “Festival Artístico Chalateco y del Maíz” tendrá un cierre musical el domingo por la tarde con la participación de los grupos musicales de Shaka y Dres, La Cayetana- y la Marimba Ecos Chalatecos, todos de El Salvador.

9/11/14

"María en tierra de nadie"

De la mano de la cineasta salvadoreña Marcela Zamora Chamorro hoy desde Huacal os invitamos a descubrir el documental "María en tierra de nadie", que podemos ver en este enlace.

Un viaje de más de 5.000 kilómetros, lleno de riesgos y peligros, a bordo de trenes de carga, como polizones, expuestos a múltiples accidentes, mutilaciones; con el continuo miedo a los robos, a las agresiones y a los secuestros; con el miedo que infunden Los Zetas, organización criminal responsable de numerosos actos de violencia contra las personas migrantes en México.

Un camino desde los prostíbulos de Tapachula (sur de México), donde la trata de personas con fines de explotación sexual es una realidad palpable, a los ejidos de Sonora del norte mexicano, controlados por los cárteles del narcotráfico. “María en tierra de nadie” nos habla de las migrantes indocumentadas, a través de las experiencias de mujeres secuestradas por Los Zetas, víctimas de la trata de personas o mutiladas en el camino. La organización Amnistía Internacional, en un reciente informe, estimaba que el 60% de las mujeres indocumentadas sufren algún tipo de agresión sexual en ese viaje.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos de México reveló en su informe de 2009 que 10.000 personas indocumentadas habrían sido secuestradas en los seis meses que se alargó la recogida de datos para el informe, principalmente por Los Zetas, según informa Amecopress. Abundan las denuncias de abusos y asaltos por parte de grupos policiales sobre los migrantes. “No he conocido a un migrante que no haya sido asaltado en ese camino por un policía local, judicial o estatal, incluso por soldados de la zona fronteriza, y en todos los casos, saben que nunca lo van a denunciar”, afirmaba el fotógrafo Edu Ponces a la agencia EFE.

En la reciente presentación de sus trabajos en España, los autores señalaban el punto caliente que es el istmo de Tehuguantepec, que comprende los estados mexicanos de Chiapas, Tabasco y Oaxaca, y al punto conocido como La Arrocera, como los lugares donde la vulnerabilidad y el riesgo son más altos. Después de atravesar esa zona, el peligro continúa.

Los autores afirman a EFE que Los Zetas “tienen bajo su control toda la zona atlántica mexicana”. A este grupo criminal llamado Los Zetas se le atribuye la matanza de Tamaulipas, en la que fueron asesinados 72 emigrantes en el pasado mes de agosto. Los asaltos y secuestros son continuos en todo el recorrido. El objetivo de los secuestradores es llevar a los migrantes a cárceles clandestinas y exigir un rescate a sus familiares residentes en Estados Unidos. Quieren el dinero destinado al ‘coyote’. El coyote es la persona que se enriquece con el tráfico de personas, facilitando, a cambio de dinero, la entrada de los migrantes en los Estados Unidos. “Ese coyote les cuesta a los familiares unos dos mil dólares”, explica Edu Ponces. “Si no pueden pagar, entonces, un miembro de Los Zetas, conocido como ‘el carnicero’ se encarga de matarlos, cortarlos en pedazos, meterles en un barril y encenderlo”, explica Ponces.


Para los reporteros, el nivel de violencia alcanza la dimensión de ‘crisis humanitaria’ en toda regla, pues son miles los crímenes, “con la pasividad absoluta de las altas estructuras del Estado”. Este amplio y ambicioso proyecto en el que se enmarca “María en tierra de nadie” nos vuelve a llamar la atención sobre una realidad que sucede en estos momentos, que no fue ni terminó sino que nos muestra en su alcance más trágico cómo es el viaje entre el Sur y el Norte, el viaje de las esperanzas del migrante que decide probar suerte y tratar de escapar de la pobreza en busca de los cantos de sirena que llegan desde los países más enriquecidos. La cámara (y los ojos) de Marcela Zamora miran hacia esta cara de la realidad, no son los únicos, pero igual son pocos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...