20/12/15

2.000 salvadoreñismos en el nuevo diccionario de la RAE


El pasado viernes 27 de noviembre, en el marco del 140 aniversario de la Academia Salvadoreña de la Lengua, el director de la Real Academia Española presentó el paquetazo de nuevas palabras aprobadas y sugeridas por la institución. Entre ellas, un puño de expresiones distintas provenientes de América. La vigésimo tercera edición del DRAE es la más extensa en su historia, con 93 mil 111 entradas publicadas, y entre ellas destacan las palabras para nombrar unos 2 mil volados salvadoreños.

El evento estuvo presidido por Darío Villanueva, director de la RAE, quien aseguró que “representa un cambio absolutamente trascendental” porque se trata de la primera construida digitalmente, ya que hasta entonces se habían utilizado los recursos informáticos para hacer el diccionario que iba a ser un libro.

Han pasado trece años desde la última vez que la Academia que “limpia, fija y da esplendor” al español publicó un diccionario que actualizara las acepciones de las palabras que utilizamos a diario para comunicarnos, así como para ponerse al día con los términos de las nuevas tecnologías, jubilar las desfasadas y sacar de sus páginas el sexismo. En esta nueva edición hay espacio para frikis, blogueros, hackers y amigovios; se ha incluido que el matrimonio ahora también puede ser entre dos personas del mismo sexo, y se dejaron por fuera las concepciones de que ser gallego implica ser tonto y tartamudo, así como que “conocer carnalmente a una mujer” es sinónimo de gozar.

El espanglish también ha sido retomado en las 22 academias que existen en hispanoamérica, quienes decidieron superar el impasse adaptando una grafía en español para establishment, tuitear y tableta, mientras que sugiere el uso en cursiva de otras como affaire.

¿Pero de qué depende la constancia con la que se publica cada nueva edición? Pasó más de una década para que la RAE fijara postura sobre el idioma de manera oficial. Al respecto, Villanueva, quien tomó posesión como director de la institución el 15 de enero de este año, pide que no se pase por alto que en todo ese tiempo, además de tener sobre la mesa la discusión de esta actualización, se han publicado el Diccionario del estudiante y el Diccionario panhispánico de dudas (2005), la Nueva gramática de la lengua española (2009) y la Ortografía (2010). “Todo depende de la complejidad de los trabajos. (Y) puede creerse que esta vez nos hemos demorado mucho, pero hay que entender que entre medias hicimos todo eso que nos distrajo de concentrar todos nuestros recursos en el diccionario”.

Sobre la importancia de hacer una presentación cada vez que se publica una nueva edición, la escritora y académica Carmen González Huguet explica que tanto el trabajo de la RAE como la coordinación con la Asociación de Academias de la Lengua Española (Asale) implica un gran esfuerzo por conservar la unidad de la lengua, un activo que no comprendemos toda la dimensión que tiene”. La importancia va desde lo económico hasta la movilización por los países de hispanoamérica, ya que “desde el punto de vista económico, facilita las relaciones comerciales. Eso tiene un valor económico de millones de dólares. Pero no solamente eso, sino que podemos viajar desde Norteamérica hasta el cono sur sin cambiar de lengua”.

Esta es la segunda vez que un director visita la sede de la Academia Salvadoreña de la Lengua. Ya en 2004 lo había hecho Víctor García de la Concha, para inaugurar la antigua casa Dueñas como la Casa de las Academias, que fue restaurada, en mayor parte, por España. Y aunque es la primera vez que se presenta en San Salvador la actualización de la ópera prima de la Real Academia, el inmueble también fue escenario de la presentación en sociedad del Diccionario de americanismos en 2010. De las 19 mil palabras que lo conforman, cerca del 10 % son salvadoreñismos. Y eso no es ninguna casaca.

8/12/15

Articulo “El pasado no es historia”

La guerra civil contada por los campesinos

Sin la memoria de los campesinos no se puede escribir la historia de El Salvador. El equipo que trabajó en el documental “El pasado no es historia” habla a tres voces sobre la importancia de usar evidencia visual, testimonial y memorial para rescatar la memoria histórica de la guerra civil y dejar un legado de historia de resistencia. Articulo publicado en El Faro el 30 de noviembre de 2015.



En agosto y septiembre de 2014 Jenny Pearce, profesora de Política Latinoamericana en el Departamento de Estudios de la Paz de la Universidad de Bradford, Inglaterra, y el fotógrafo profesional Mike Goldwater regresaron a Chalatenango. Habían estado allí 30 años antes, en 1984, durante la guerra civil Salvadoreña. El viaje del 84 tenía como meta construir una historia oral del movimiento campesino de Chalatenango e investigar el papel de los campesinos en el proceso revolucionario. Mike tomó fotos y Jenny escribió un libro que se publicó en 1986: Tierra Prometida: Rebelión Campesina en Chalatenango El Salvador (London: Latin America Bureau). El libro nunca fue traducido. Fue una investigación que se podría llamar “extractiva”, escrita para audiencias internacionales.
Por eso Jenny, miembro del Comité del Museo de Memoria Sobrevivente de Arcatao, Chalatenango, empezó en su segundo viaje a trabajar con el Comité para organizar tres conversatorios con los campesinos sobre su historia de organización. Usaron las fotos de Mike Goldwater para construir conjuntamente la historia del movimiento campesino desde la década de los setenta hasta 1984, cuando Jenny llegó a Chalatenango para estudiar la construcción de poder popular local en medio de la guerra. En 2014 les acompañó el cineasta Richard Duffy para hacer un documental para el Museo. Hubo también muchos colaboradores salvadoreños, como Edgar Romero de la agencia Imágenes Libres, Patricia Tijerino como traductora, el también fotógrafo Rutilio Enamorado y muchos otros.
En julio de 2015 Jenny regresó una vez más a Chalatenango con el documental “El pasado no es historia”, que se mostró en Arcatao y Las Vueltas. Este artículo ofrece tres perspectivas para interpretar el significado del proceso. Primero, Jenny habla como historiadora y politóloga sobre cómo ella ve la importancia para el historiador de excavar la memoria junto con los sujetos de dicha memoria. Richard Duffy habla desde la perspectiva de un joven cineasta, interpretando visualmente una realidad compleja para el Museo y para audiencias que carecen de conocimiento sobre El Salvador, y sobre el impacto que la experiencia tuvo sobre su vida. Y finalmente, Rosa Rivera Rivera, fundadora del Museo de Memoria Sobreviviente, habla sobre la importancia del proceso desde la perspectiva de los campesinos.
1. La perspectiva académica de Jenny Pearce
¿Cómo se construye la historia y quiénes lo hacen? Es una pregunta clave para la historiadora. El pasado está presente no solamente en los documentos y artefactos, sino también en las memorias de los actores. Pero la memoria es problemática —demasiado subjetiva y selectiva, dicen muchos—. Sin embargo, sin los sujetos de memoria, la historiadora tiene demasiado poder de selección e interpretación de lo que importa en el pasado. Es muy común que la historiadora construya una narrativa demasiado lineal influenciada por su propia subjetividad y los tiempos en que escribe. Walter Benjamin, el destacado intelectual e historiador cultural, escribiendo en Alemania en el siglo pasado y en el dramático período histórico entre la primera y segunda guerra mundial, se refirió en su ensayo El Concepto de Historia a la historia como destellos que rápidamente se pierden si el historiador no actúa. Está pensando sobre todo en las resistencias y rupturas en la historia, los momentos en que los actores sociales y políticos tratan de transformar sus condiciones y que muy a menudo no logran las transformaciones, pero sí aportan a los procesos históricos. Frecuentemente, estas resistencias han sido recibidas con violencia y muerte. La historiadora tiene que excavar, dice, con los sujetos de memoria para rescatar esos destellos antes de que se pierdan para siempre.

Estas reflexiones de Benjamin me acompañaron cuando trabajamos con el Museo de Memoria Sobreviviente de Arcatao para celebrar conversatorios en Arcatao, Las Flores y Las Vueltas. Lo que hicimos fue excavar juntos las memorias de los campesinos que no tienen acceso a medios para recordar sus historias; muchos no pueden escribir o leer muy bien, pero tienen una capacidad intelectual y conceptual muy fuerte. Su historia es muy importante para que el país dé valor no solamente al sacrificio de sus vidas y las de sus seres queridos para transformar sus condiciones de vida, sino también a su aporte positivo a la vida política y social de El Salvador.
Para mí, lo que mejor refleja esto es la construcción de lo que se llamaron los Poderes Populares Locales, más o menos entre 1983 y 1985 en Chalatenango. Por medio de su participación en la autodefensa y autogobierno de sus comunidades, los campesinos descubrieron lo que llaman “un poder real”. El método de los conversatorios fue trabajar con evidencia tangible como las fotos y los testimonios orales que había recogido en 1984 y que se publicaron en inglés (un material que me influenció personalmente y que quería ver si seguía vigente en las memorias actuales), y la evidencia de las memorias que escudriñamos y trabajamos juntos. A este método le llamo “historiografía de resistencia”. Es un método historiográfico que triangula varios tipos de evidencia: visual, testimonial y memorial. Tratamos de rescatar momentos en la historia en que personas sin recursos económicos, académicos o políticos irrumpieron en la historia para decir que ya no aceptarían más la explotación y la miseria.
En julio de este año, cuando devolví el documental a estas comunidades, regalé una camiseta a Rosa Rivera, del Museo. La camiseta me la había regalado la Casa de la Memoria de Medellín, Colombia. Dice:
Todos Somos Memoria:
Mi Comunidad es Museo
La Diversidad es Museo
Mis Recuerdos son Museo
Mi Resistencia es Museo
Tierra es Museo
La Música es Museo
El Teatro es Museo
Le pregunté a Rosa, ¿cuál de estas frases expresa mejor para ti el proyecto del Museo en Arcatao? Me contestó: “Resistencia”. Resistir es mantenerse firme frente a la presión y represión. Es seguir soñando a pesar de la crueldad de la guerra. Una historiografía de resistencia es una forma de captar estos esfuerzos humanos, estos destellos, y de asegurar que la historia de un país refleja no solamente la historia de progreso, sino también esta historia de ruptura. Por medio de esta participación en lo público pueden surgir, por lo menos, aperturas democráticas, si no una democracia plena. El proceso de construcción de la historia desde las memorias de los campesinos asegura que las generaciones futuras comprendan que las ganancias en términos de libertad de expresión, de asociación y de elegir libremente al gobierno de un país han costado muchas vidas y también el esfuerzo intelectual-político de imaginar un mundo diferente.

2. La perspectiva cinematográfica de Richard Duffy
Este documental, producido por Jenny Pearce, Mike Goldwater y yo, tenía dos objetivos principales. Primero, el proyecto quería hacer una contribución cinematográfica al trabajo de memoria histórica del Comité de Memoria Sobreviviente de Arcatao, de acuerdo con su meta de recoger testimonios orales y presentarlos de una manera accesible. Segundo, el proyecto buscaba documentar el propio movimiento de la memoria histórica y reflexionar sobre la importancia de tener un sentido compartido de la historia. El documental entonces se utilizaría como parte de la exposición en el Museo de Memoria de Arcatao, y para informar a una audiencia más amplia. Siempre estábamos interesados en encontrar a la gente que aparecía en las fotos que Mike había tomado hace 30 años y entrevistarles, haciendo así una conexión visual y narrativa con el pasado. Las entrevistas se llevaron a cabo de una forma que daría estructura al documental, proporcionaría una historia narrativa esquemática, enfocaría en los recuerdos más emotivos y abordaría temas clave de los talleres, como por ejemplo los Poderes Populares Locales, la diferencia entre guerra y revolución, y la importancia de la historia.
Una película puede tratar de presentar la perspectiva de sus sujetos tan fielmente como es posible pero, al fin y al cabo, filtra a través del gusto y el punto de vista del cineasta. Esta película es muy claramente una síntesis de las experiencias y perspectivas de los entrevistados con mi propio punto de vista externo, separado por el tiempo y la geografía. Es una plataforma para las voces que no se escuchan con frecuencia y tiene como objetivo reflexionar sobre los temas clave que surgieron de las entrevistas. Sin embargo, los temas se seleccionaron de acuerdo con la forma en que resonaban en el cineasta, que de alguna manera jugaba el papel de audiencia.
A mi parecer todas las películas deben esforzarse por llamar la atención de la audiencia y entretenerla, además de hacerla pensar. También creo en el estilo cinematográfico. Mike y yo queríamos que las imágenes fueran lo más bellas posible; cuando fue posible encontramos la manera de contar la historia de una manera visual. No contábamos con presupuesto para imágenes de archivo (porque ni siquiera teníamos un presupuesto) y por eso tuvimos que usar las imágenes fijas que Mike había sacado en 1984. Afortunadamente, estas son muy llamativas y evocadoras.
Este método tenía sentido estilístico. Se contrastaron las imágenes en blanco y negro con las secuencias de video que sacamos en el Chalatenango de hoy, haciendo un vínculo entre los dos períodos. El método encuentra además eco en la música que se usa en la película. Junto a las grabaciones de las canciones revolucionarias que hizo Jenny en 1984 usamos las grabaciones recientes que hicimos con Tomás Enrique, un cantante joven de talento excepcional cuyos padres revolucionarios le enseñaron a cantar las canciones políticas de la época. Yo creo que los motivos y la repetición pueden añadir a una película un sentido de coherencia y estilo, y eso informó mi decisión de organizar la película con capítulos presentados con fichas, citas y montajes, y estructurada entre dos hitos vitales, comenzando con la terrible historia de Aníbal, que recibió un balazo en el brazo cuando tenía seis años de edad, y luego cerrando con el mismo Aníbal cantando una canción de paz inspiradora.
La película es un medio ideal para los movimientos de memoria histórica porque llama la atención y es accesible y fácil de comprender. Espero que esta película pueda ayudar al Comité de Memoria Sobreviviente de Arcatao, aunque sea de forma modesta, en su misión de comunicación, recopilación de memorias y construcción de la historia.
3. La perspectiva campesina de Rosa Rivera Rivera
Es importante rescatar la historia porque las personas que la han vivido son cada día menos. Están muriendo por muchas enfermedades. El Comité de Memoria Sobreviviente de la villa de Arcatao tiene como objetivo rescatar la historia con el propósito de que se conozca la verdad desde las personas que la han vivido, para que se pueda dar a conocer a las personas que no han vivido la guerra la historia que ha sufrido el pueblo salvadoreño. Porque solo conociendo el pasado se puede luchar para que no se vuelva a repetir. Solo escribiendo la historia la podrán conocer las personas que no la han vivido y las nuevas generaciones. Si bien es cierto que no podemos regresar al pasado y borrar todo el dolor, el sufrimiento, y la pérdida de seres queridos que causó la guerra, sí podemos trabajar y luchar juntos y juntas para educarnos y trabajar por una paz y una vida más digna y por el valor del respeto a la vida. Porque el pueblo que olvida la historia seguramente la vuelve a repetir.

Por eso se trabaja en la construcción del museo, el libro, exhumaciones, y el santuario de los mártires donde descansarán los restos de los exhumados. Este reencuentro de los familiares con sus seres queridos sirve para una reparación moral así a las víctimas. Con estos esfuerzos estamos construyendo la historia desde el Comité de Memoria. Y con estos objetivos estaremos dando a conocer a las nuevas generaciones lo que pasó en nuestro país y lucharemos para que no se vuelva a repetir, porque quien sufre es la población civil, los indefensos, los más pobres, vulnerables, los niños y los ancianos, y son los pueblos pobres los que ponen los muertos. Las guerras son un negocio de los que venden las armas. De los ricos, oligarcas del poder y del dinero. Y nuestras lucha es no a las guerras, en ninguna parte del mundo.
El documental es uno de tantos sueños que tiene el Comité. Nos servirá para eventos educativos que organicemos como comité y trabajar con los jóvenes, para dar a conocer nuestra historia e ir concienciando a personas nacionales e internacionales. Y así poder conocer la historia de los sobrevivientes, porque hablar de la guerra es lo más duro y difícil. Con el esfuerzo que hace el Comité hemos logrado que muchas personas puedan hablar del sufrimiento en los años del conflicto armado y de lo difícil qu efue vivir sin comer, sin dormir, sin un techo, los doce años en los montes y quebradas. Las guerras son negocio de los más poderosos. Por eso es necesario que se conozca la verdad en nuestro país y en el mundo. Aunque las causas que originaron la guerra siempre están, no han sido resueltas, el pueblo sigue organizando y sigue luchando para lograr cambios.
Con el documental estamos construyendo la historia desde la memoria, para que se conozca la fuerza, valentía de organización y lucha por los cambios sociales en nuestro país, y así tener una vida más digna y justa. No podemos olvidar los hechos del pasado porque el pueblo que olvida su historia condenado está a volverla a repetir. Nosotros como Comité no queremos que en ningún lugar del mundo haya guerras porque solo traen destrucción, contaminación del medio ambiente y muerte. Por eso decimos ¡sí a la vida, no a la guerra!

8/11/15

Y más de 100.000 visitas al Blog de Huacal

Pues es así, en el mes de septiembre ya conseguimos más de 100.000 visitas y no queremos pasar más días para agradeceros vuestra confianza y apoyo !!!

2/11/15

"La tinaja" de Salarrué

Junto al remanso del crepúsculo, los volcanes eran tetuntes oscuros. Como una tinaja de barroquemado, la noche se hundía en el agua dorada, descurriendo estrellas por el flanco. En aquel callar detren descarrilado, los árboles se oiban shushushar con un frescor melodioso de pasadero de acequia.Viraba el mundo de bordo, como para echar el ancla en el tranquil projundo del corazón.

—Pabla...

La Pabla hundió más la cabeza en el refajo. Sus trenzas prietas resbalaron hasta tocar el suelo,dionde chupaban, como ráices, la idea de un morir, con mucha tierra.

—Testoy hablando...

—¡Irte, irte de mi lado, engrato que me bis arruinado!

—¡Pero, si nues nada, usté; no siamelarchiye, ya le va pasar!...

—¡Sí, pue, le va pasar pue!, ¿y nués casado, pue?...

—Sí, pero yo a vos te quiero y tiastimo, no siapesare por babosadas.

El llorido arrastrón de la india corría, como un hilito de dolor, sobre el silencio ricién arado. Ellucero, sobre el cerro cercano, mirándolo fijo, gotiaba sangrita.

El indio la envolvió por la espalda y confundió con las deya sus crenchas lacias. Al óido, muy bajito, le dijo:

—¿No me quiere, pue?

El llanto se agravaba. Los pechos de mango maduro de la Pabla, bogaban debajo del huipil,subiendo y bajando tembeleques, como las frutas que el río mete en las cuevas de las pozas.

—¿No me quiere, pue?... ¿No me quiere, pue?...

Las manos alfareras del indio iban apretando, torneando, deslizándose inspiradas sobre el barrocálido de la esclava. Ella, ya sin gemir, alzaba la cabeza llorona y abría anhelosa la boca, con un pasmode renuevo, dejándose llevar por la corriente, en vuelcos de ahogada. Se desmayó en sus hombros,entornados los ojos borrachos de lágrimas, y desflorada la boca de fruta picada por los pájaros. Él ladesgajó de la tierra como de un racimo y, con la precisión de la costumbre, tomándole el refajo por la punta, la mondó como a un plátano. Su desnudez era apretada y mielosa.

* * *

La tinaja de la noche se había rajado al flanco y el agua de oro descurría, encharcándose al oriente.Una brisa morada bailaba desnuda en la playa oscura, antes de echarse al agua. La frente del cerro palidecía, avizorante ante la inundación del cielo. Un projundo frescor oloroso, brotaba a borbollones dela tierra. La Pabla se tapó la cara con el yagual moreno de su brazo:

—¡Irte, irte de mi lado, engrato que me bis arruinado!

Cuentos de Barro es un libro del autor salvadoreño Salvador Salazar Arrué (1899-1975). Publicado por primera vez en 1933 El libro es una colección de cuentos relacionados con la historia de El Salvador.

25/10/15

Fundación Zoológica de El Salvador (FUNZEL)

 
En 1989 nace una entidad sin fines de lucro, con el propósito de proteger y conservar la fauna silvestre en El Salvador. Desde entonces FUNZEL (Fundación Zoológica de El Salvador) desarrolla programas de investigación, rehabilitación de especies, atención médico-veterinaria, educación ambiental y sensibilización de diversos sectores de la población con el propósito de evitar el tráfico y tenencia de animales silvestres como mascotas y/o en cautiverio. También imparten capacitaciones a voluntarios en la áreas de Educación Ambiental y Veterinaria y visitan centros escolares donde desarrollan charlas.

Uno de los principales esfuerzos de FUNZEL es la protección de las cuatro especies de tortugas con que El Salvador cuenta, que son la Carrey, Baule, Golfina y Prieta. En 2011 el proyecto “USAID-Mejor Manejo y Conservacion de Cuencas Hidrograficas Criticas / Componente Conservacion de Tortugas Marinas” reportó 1, 836,933 huevos colectados y 1, 613,921 neonatos liberados.

Además, FUNZEL realiza campañas para evitar el uso especies en peligro de extinción como mascotas, y de la fauna silvestre en general.





18/10/15

Los locos del náhuat


¿Se puede aprender náhuat-pipil en nueve horas? Esta es la historia de cómo un ministro de Obras Públicas, un lingüista Premio Nacional de Cultura, una periodista y los Tzunhejekat aprenden a pensar cómo pensaban los antepasados, a sabiendas de que el náhuat poco a poco se nos está extinguiendo. 

En una clase de náhuat-pipil, 25 personas intentan resolver un misterio. “¿De dónde viene el cero?” ha preguntado Rafael Lara-Martínez, el profesor, con el simple afán de sembrar la duda existencial. Mi compañero Gerson cree tener la respuesta correcta e intenta resolver el enigma. Desde una silla, ubicada en las primeras filas, alza su voz y afirma que el cero fue inventado en Mesoamérica por los mayas. Asombrado por la seriedad de mi compañero y por la seguridad en el tono de su respuesta, el profesor Lara-Martínez lo reta de nuevo:

—¿Antes de 1492 no existía el cero, entonces? -le pregunta.

—De aquí se lo llevaron los españoles -responde mi compañero Gerson.

El profesor quiere reírse, se le nota en la cara, pero solo alcanza a resoplar para resumir lo absurda que le ha parecido la afirmación. La discusión termina ahí, pero mi compañero Gerson, días después, se mantendrá firme. Wikipedia, al menos, le da la razón, pero a mí me basta para que esta escena se vaya directo a mi lista de los nunca: nunca imaginé que tendría de compañero de clases de náhuat al ministro de Obras Públicas. Nunca lo imaginé interesado en el náhuat. Nunca imaginé que lo vería desaprobado por un profesor que enseña una lengua que se cree muerta.

Continuar leyendo

11/10/15

Las élites secuestraron la paz en El Salvador

Interesante artíículo de Christine J. Wade, profesora asociada de ciencias políticas y estudios internacionales en el Washington College de Maryland, publicado en El Faro con el título de Las élites secuestraron la paz en El Salvador:

Las élites económicas aprovecharon el proceso de paz y la transición para reafirmar su control sobre el aparato del Estado. El análisis de este proceso ayuda a comprender la baja calidad de los resultados políticos y económicos de la posguerra, en incluso el desempeño de los gobiernos posteriores a 2009.
El fin del conflicto armado en El Salvador trajo consigo cambios significativos que mejoraron a posteriori la naturaleza de la política salvadoreña. Pero la transición de la guerra a la paz y de un régimen autoritario a una democracia ha estado plagada de retos. Los partidos políticos y el discurso político están fuertemente polarizados, reinan la corrupción y la impunidad, y unos niveles de violencia inusualmente elevados amenazan no sólo la seguridad ciudadana sino que también socavan la confianza en las instituciones del Estado.
Aproximadamente un tercio de los salvadoreños todavía viven en la pobreza y miles emprenden el peligroso viaje hacia Estados Unidos en búsqueda de un trabajo, siendo sus remesas las que sostienen la estancada economía salvadoreña. No resulta sorprendente, pues, que tantos salvadoreños valoren como deficiente El Salvador de la posguerra, con más del 60 por ciento manteniendo que la situación es la misma o peor que durante la guerra.

Los resultados de los esfuerzos de la ONU para la consolidación de la paz en el mundo han sido bastante desiguales. Relativamente pocos casos podrían calificarse como democracias liberales o electorales, o muestran signos visibles de un Estado de derecho establecido, de la reconciliación de la sociedad o de desarrollo económico. El Salvador es uno de los numerosos países que permanecen atrapados en algún punto entre una dictadura y una democracia liberal, algunos de ellos con escasas perspectivas de completar su transición en un futuro próximo.

Y mientras esto ha conducido a algunos académicos a ser críticos de los esfuerzos para la consolidación de la paz por parte de las Naciones Unidas (y muy apropiadamente), estas críticas se centran casi exclusivamente en las ideologías, las acciones y las políticas de agentes externos (el personal promotor de la paz). Pero los promotores de la paz no son los únicos responsables de los resultados de los procesos de consolidación de la paz. Las preferencias de las élites dan forma a los procesos de paz a través de su deseo de mantener el statu quo, así como su control sobre los recursos del Estado y las redes clientelares.

Las élites locales a menudo encuentran formas de emplear los procesos de consolidación de la paz para (re)consolidar o establecer su control. Las élites pueden mostrarse de acuerdo con la necesidad de reformas que tranquilicen al personal promotor de la paz con el fin de acceder o mantener el acceso a recursos sin la intención real de emprender reformas liberalizadoras o socavando las reformas a través de estructuras informales. El resultado es un proceso que promueve reformas mientras protege los intereses del statu quo.

Podemos comprender mejor esto si prestamos atención a la literatura sobre la captura del Estado, fenómeno que ocurre cuando individuos que concentran poder o empresas son capaces de influenciar las políticas públicas en harmonía con sus propios intereses a cambio de sobornos a funcionarios públicos. El diseño institucional, las estructuras perdurables y las relaciones de poder pueden limitar las perspectivas de consolidación de la paz y democratización. A medida que las redes antiguas se fusionan con nuevas élites durante la transición, el efecto acumulativo de las preferencias pasadas da forma a las estructuras en las que tiene lugar la consolidación de la paz. De este modo, las élites pueden adoptar un lenguaje de consolidación de la paz y liberalismo al mismo tiempo que retienen la cultura política del patronazgo y el clientelismo.

Mientras que tal fortalecimiento de la élite puede encontrarse en varios casos de consolidación de la paz por parte de la ONU, el caso de El Salvador es particularmente ejemplar de la ventaja política que las élites pueden poseer durante el transcurso del proceso de paz y de las consecuencias de esto para la calidad de la paz que resulta de dicho proceso.

La Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) mantuvo la presidencia del país durante veinte años (1989-2009). Esos veinte años abarcaron los últimos meses de la guerra, las negociaciones de paz, la implementación de los acuerdos de paz y cuatro ciclos de elecciones presidenciales que culminaron con la pérdida de la presidencia por parte de ARENA en 2009. La estructura del sistema político salvadoreño, las alianzas con partidos más pequeños, y el apoyo de Estados Unidos confirieron a este partido un dominio casi completo sobre la formulación de políticas públicas durante ese periodo. El mandato de ARENA también le concedió ventajas políticas significativas a la hora de determinar el contenido de las negociaciones, supervisar la implementación de los acuerdos de paz y dirigir la política económica.

El objetivo principal de la administración de Alfredo Cristiani (1989-1994) fue concluir la guerra con el fin de restaurar la estabilidad económica sin sacrificar el poder político. Como otros han argumentado, las élites salvadoreñas constataron que podrían preservar e incluso impulsar sus intereses económicos al mismo tiempo que apoyaban las reformas democráticas. Con este fin, la administración de Cristiani se mostró dispuesta a sacrificar al ejército y aceptar reformas básicas que crearan un clima mínimo necesario para la celebración de elecciones democráticas y poner fin a la guerra.

Al principio de las negociaciones, Cristiani dejó claro al FMLN que no habría discusión de las políticas económicas neoliberales que ARENA estaba implementando. El FMLN, a pesar de su oposición al modelo neoliberal, aceptó estos términos como precio de la paz negociada. Asimismo, se acordó que la constitución de 1983, escrita durante la guerra civil sin la participación del amplio espectro que constituye la sociedad política salvadoreña, serviría como el instrumento político básico de la nueva democracia. Cualquier reforma institucional negociada por las partes sería implementada a partir de enmiendas de dicha constitución. Sólo esto concedió a ARENA una ventaja política significativa al establecer el marco básico del Estado y limitar el alcance de las posibles reformas.

Además de limitar el alcance de las negociaciones, ARENA también dispuso de un control significativo sobre el proceso de implementación. La responsabilidad de las reformas clave fue asignada a las autoridades nacionales, la mayoría de las cuales estaban muy politizadas y eran controladas por ARENA. Sucesivas administraciones de ARENA o bien detuvieron las reformas necesarias o bien fracasaron a la hora de implementarlas o de ofrecer soluciones significativas a los problemas más apremiantes de El Salvador porque entraban en conflicto con sus propios intereses, lo cual a menudo fue en detrimento de la consolidación de la paz.

La falta de voluntad política para depurar los cuerpos de oficiales y la falta de apoyo pleno a la nueva Policía Nacional Civil (PNC) y la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos tuvieron un impacto significativo en la credibilidad de estas instituciones, así como serias consecuencias para la seguridad de la población civil. La Comisión Nacional para la Consolidación de la Paz (COPAZ) también sufrió serias deficiencias y careció de la capacidad para exigir su cumplimiento, a pesar de que fue el organismo nacional creado para verificar la implementación de los acuerdos.

Otras reformas que amenazaron los intereses de la élite quedaron paralizadas o perdieron importancia bajo el liderazgo de ARENA. El Tribunal Supremo Electoral (TSE), el cual estaba dominado por ARENA, fracasó en la implementación de muchas reformas que habían sido encomendadas por los acuerdos, incluyendo la despolitización de la institución. El único organismo económico creado por los acuerdos de paz, el Foro para la Concertación Económica y Social, fracasó debido a la falta de apoyo por parte de ARENA y de la comunidad empresarial. Finalmente, el rechazo de los hallazgos de la Comisión de la Verdad por parte del presidente Cristiani y la arrolladora Ley de Amnistía fue indicativa de la impunidad que ha caracterizado durante largo tiempo la política salvadoreña.

Estas prácticas y forma de pensar continuaron durante las administraciones de Armando Calderón Sol, Francisco Flores y Antonio Saca y pareciera que influyeron en diversos aspectos de la administración de Mauricio Funes.

Si la paz de El Salvador puede realmente ser “recapturada” es algo que queda por ver. La polarización política, la impunidad, y la violencia continúan socavando la calidad de la paz en el país. La actual administración probablemente encuentre difícil superar las normas establecidas por las políticas de sus predecesores, como sugieren la actual militarización de la guerra contra las pandillas y otras políticas. Pero el fracaso de hacerlo condena al país a la deficiencia de paz que ha venido a definir a El Salvador de la posguerra.

4/10/15

La lucha por el agua en Nejapa: El pueblo salvadoreño contra Coca-Cola


Una campaña logra detener en El Salvador durante un año la explotación del acuífero de Nejapa por parte de la empresa embotelladora de Coca Cola.

La primera vez que Coca Cola fijó su vista en el acuífero de Nejapa, a través de su empresa embotelladora en El Salvador, fue en 1999. Dieciséis años después, ese tesoro del que depende el consumo humano de 30.000 personas no sólo está sobreexplotado al 200%, sino que además los vertidos contaminantes derivados de la sobreexplotación afectan y merman las condiciones de vida y salubridad de las comunidades autóctonas, aprovechando la falta de legislación y vulnerando el derecho al agua de la población salvadoreña.



Han tenido que pasar tres años para que el gigante mire a la cara y responda al pequeño. En la historia del acuífero de Nejapa, 'el pequeño' son las 30.000 personas que viven en esta población salvadoreña, testigos de que cada vez llega menos agua a sus hogares y de que ríos y manantiales bajan más secos y contaminados. Un informe, del que se hizo eco eldiario.es, denunció que la sobreexplotación del acuífero, sobre todo ante los planes de ampliación de la actividad de una embotelladora subcontratada de Coca-Cola, puede dejar sin agua a la población. Ahora, la empresa afirma que está dispuesta a anular el proyecto si se demuestran estos efectos. 

Los lugareños de Nejapa observan a diario cómo salen de sus carreteras camiones cargados con decenas de miles de botellas del popular líquido negro. Aquí, 'el gigante' es la embotelladora de Coca-Cola en El Salvador: Industrias La Constancia/Sab Miller, una empresa que lleva dos décadas instalada en la zona, desde donde fabrica las bebidas de la gran multinacional de refrescos para toda Centroamérica y que pretende ampliar sus instalaciones y perforar más pozos para producir agua embotellada en la planta de Coca-Cola.


La lucha por el agua en Nejapa: David contra el Goliat de Coca Cola from TMEX on Vimeo.

Hace unas semanas eldiario.es informaba sobre la problemática situación de este acuífero. Veinte días después del inicio de la campaña TieRRRa de Alianza por la Solidaridad, en colaboración con el Foro del Agua de El Salvador, la embotelladora de Coca-Cola se pronunció públicamente a través de un comunicado. En él, de forma escueta, admiten su disposición a dar marcha atrás al proyecto de ampliación si éste puede poner en peligro el acuífero, como muestra el informe del Foro del Agua elaborado por el hidrólogo Julio Quiñonez, sobre el que se sustenta la campaña de la ONG.

Este estudio concluye que el acuífero ya está siendo sobreexplotado y que el consumo de agua por parte de la empresa de seguir adelante su proyecto acabaría con el agua disponible en unos 30 años.
"Industrias La Constancia no va a ampliar la planta si se demuestra científicamente que ese proyecto amenaza la sostenibilidad del acuífero. No es nuestro interés avanzar en un proyecto como este si en 30 años no va a haber agua en el lugar", manifiestan, asumiendo aunque sin citarlos los datos que manejan las organizaciones sociales, con quienes se muestran abiertos a reunirse. "Entendemos que hay organizaciones que tienen una opinión distinta. Esta preocupación es legítima y la respetamos. Estamos abiertos a reunirnos con estas organizaciones para entender mejor su punto de vista", conceden.

26/9/15

Poesia salvadoreña (y 10): Claribel Alegria

 
Epílogo

...existen los barrotes 
nos rodean 
también existe el catre 
y sus ángulos duros 
y el poema río 
que nos sostiene a todos 
y es tan sustantivo 
como el catre 
el poema que todos escribimos 
con lágrimas 
y uñas 
y carbón.

20/9/15

Poesia salvadoreña (9): Pedro Geoffroy Rivas




Soledad 

Frecuentemente el viento sopla fuerte 
En el minúsculo jardín junto al que duermo 
Y su largo aullido me mantiene entre sueño y vigilia 
Entonces pienso grito o recuerdo es lo mismo 
O proyecto futuros que nunca llegaré a vivir 
O hago recuento de cuanto pudo ser 
Paso las noches asediado por muertes que todavía no se atreven 
Golpeado por poemas que todavía no me decido a escribir 
Asaltado por imaginaciones que me caminan 
Como extraños insectos desde los pies hasta el alma 
O me navega la sangre buscando un olvido 
Que jamás ha logrado detener mis diástoles 
Queriendo recuperar vasijas que alguna vez rompí 
Sin encontrar el prometido tesoro que debieron contener 
Recogiendo las hojas del árbol que siempre quise sembrar 
O acariciando al pequeño animal que humildemente espera 
En cualquier rincón de los epitelios en que habito 
Su aleatoria oportunidad de ser el iniciador de una nueva estirpe 
De un alfabeto de fábula con el que sea posible 
Nombrar poéticamente las cosas más repulsivas 
Declinar adjetivos apropiados para cada uno de los colores 
Que matizan el terrible submundo en que me muevo 
Cuando cierro los ojos 
O celebrar holocaustos definitivos 
Sobre la antigua piedra en que se inscriben todos los 
Sacrificios 
Permanezco anegado de preguntas que nadie sabría 
Contestarme 
Exhausto por el interminable forcejeo 
Entre mis debilidades y mi fuerza 
Paralizado por el irrefrenable impulso 
De realizarme en pájaros o rosas 
Desesperadamente urgido de invisibles presencias 
Anhelante de un pensamiento que me permita sobrevivir 
En la espantosa realidad que me rodea 
Atado por una absurda confabulación de negaciones 
Que me impide soltar mi bandada de instintos
 O me reduce a la desesperante pequeñez del poema 
Todo se diluye en una densa oscuridad 
Donde el silencio es el único sonido 
Y una lluvia de pálidos pétalos 
Va levantando muros alrededor de mi dolorosa respiración 
Construyendo la tumba en que no quiero descansar 
Condenándome a una eternidad que definidamente 
Rechazo 
O abandonándome en medio de un encrespado mar de piedra 
En el que todo naufragio es imposible 
Despierto hundido en mi propia materia 
Horriblemente oliendo a carne moribunda 
Me levanto 
Me visto mi raído traje de soledad 
Y salgo a caminar entre fantasmas de los nietos del jaguar

14/9/15

Poesia salvadoreña (8): Krisma Mancía




De las cosas pequeñas 

De las cosas pequeñas estás poseída 
de los universos mínimos 
donde cabe la pata de una cucaracha 
de esas cosas chiquitas 
como la cajita de Pandora 
que ahora guarda margaritas deshojadas. 

Estás hecha a la medida de los insectos 
hecha para la palabra infantil expresada en diminutivo: 
sos sillita 
sonrisa 
amapola seca 
sos el llanto quedito que huele a presentimiento. 

Te escondes en el tamaño engañoso de las estrellas 
bajo una concha de mar 
o bajo el derecho ciudadano de las hormigas 
o bajo el cerebro febril de la seda. 

8/9/15

Poesia salvadoreña (7): Matilde Elena López



Mirándome en tu cuadro 

Quiero captar la poesía de tus ojos 
-me dijiste mientras en el cuadro
les dabas vida irradiadora 
y toda yo surgía como diosa. 

Si pintar el objeto es poseerlo 
Objeto de tu amor fueron mis ojos 
Por un acto de magia que conoces. 

Tan pura luz le diste a mis pupilas 
Que hasta parece ahora que te besan, 
¿pues si ya los robaste? ¿Qué me queda 
sino seguir el robo que robaste? 

Mi imagen en tu cuadro es una ermita 
Que guarda una sonrisa misteriosa 
Y la boca dibujas de tan leve 
Que hasta parece que aletea el beso. 

Me pintaste quizá un poco triste 
Porque acaso sabías, sin saberlo, 
Que sólo tú podrías darme vida.

3/9/15

Poesia salvadoreña (6): Claudia Lars




Sirena 

Va sobre espuma alzada, casi en vuelo, 
sin rozar el navío ni la roca 
y la distancia abierta la provoca 
un doloroso afán de agua y de cielo. 

El canto suelto, desflecado el pelo, 
de la tierra inocente, grave y loca; 
encendidos los sueños y en la boca
la extraña sangre de una flor de hielo. 

No es el tritón quien le transforma el pecho, 
ni el querubín se inflama entre sus labios 
para beber después llanto deshecho. 

Un hombre, nada más... Con brazos sabios
la tiende sobre el peso de la tierra 
y allí se arrastra dulcemente en guerra. 

Más entradas sobre Claudia Lars en este blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...